Mercedes Rios Sono o Fernando Mantilla?

Undefined

Acusamos recibo de la siguiente comunicación:

From: info@oilglobal.net
Subject: [Website feedback] ECO. FERNANDO MANTILLA CORREA
Date: 24 August 2013 16:41:27 BST
To: info@infodio.com

Ing.Com.Mercedes Rios,MBA (info@oilglobal.net) sent a message using the
contact form at http://www.infodio.com/contact.

Quito, 21 de agosto de 2013

Señores
Página o Dirección Electrónica INFUDIU.COM.ES
Presente.-

De mi consideración:

En su página electrónica los días 9 y 13 de agosto del presente año,  se
publicaron una serie de datos y nombres, en los que  se mencionan supuestos
correos electrónicos,  pretendiendo establecer una relación entre las
personas que ahí se mencionan, con el objeto de indilgar una serie de actos
y hechos lascivos que nada tienen que ver con la realidad, ejercicio
profesional, actividad comercial y comportamiento de cada una de ellas,
pretendiendo sin ningún fundamento de hecho ni de derecho, desprestigiar y
enlodar el buen nombre y  la honra de ciudadanos que antes de su infame
publicación, no tenía el agrado de conocer.

INFODIU.COM ES, es una dirección electrónica que pretende causar lesiones
morales a mi buen nombre, honra y reputación, obedeciendo seguramente a una
errada  información de personas descalificadas, inescrupulosas, cobardes,
infames que se esconden detrás de la tecnología para no responder por sus
actos, ya que, carecen de toda solvencia moral para denunciar lo que según
sus perversiones y desviaciones mentales consideran como actos y hechos
irregulares.

En la República del Ecuador, toda persona que conoce un delito cometido,
tiene la obligación jurídica de denunciarlo; no hacerlo equivale a
cometerlo. Esto quiere decir que los supuestos hechos o actos que
maliciosamente se han pretendido endilgarme, debieron haberlos denunciado de
forma frontal, pública y con firma de responsabilidad, lo que no se hizo,
porque no existen los fundamentos y respaldos jurídicos, sino solamente
además la cobardía y pobreza moral de quienes esconden su identidad en un
publicación electrónica sin firma de responsabilidad, induciendo a error al
medio electrónico sin conocer los nombres del responsable de la
publicación.

Con lo anterior, se pretende dañar mi buen nombre, mi honra y mi intachable
reputación; seguramente  algún mafioso y gánster, está fungiendo como
intermediario de reaseguros, próspero empresario, cuya mente torpe
delincuencial pero supremamente cobarde, se ha visto afectado, opacado y
menoscabado,  por el trabajo técnico, profesional, serio  y honesto que
siempre he mantenido, demostrando absoluta confianza y rectitud a todas las
personas, entidades privadas y públicas, que dan fe que a lo largo de mi
vida, he sido un ciudadano digno de reconocimiento y respeto en todos mis
actos públicos y  privados.

Mi comportamiento es propio de los hombre libres y de buenas costumbres, que
caminamos con la frente en alto y de cara al sol, no como las mentes
enfermas, que se esconden y escudan en la oscuridad, la ignorancia y el
anonimato para verter su veneno, atacando desde la clandestinidad. Esto
refleja la falta de argumentos, conocimiento  y hombría de bien.

Todas estas perversidades han hecho que se forjen correos electrónicos,
documentos y se inventen historias, con el claro propósito de dañar mi
honra y menoscabar mi imagen y credibilidad, con el objeto de reemplazar un
trabajo técnico, por las comisiones inmorales que se pretenden a toda costa,
sin importar en el camino marginar a todo funcionario público que no sucumba
al chantaje, la extorsión y la coima.

Como hombre de bien, someto mi vida al escrutinio público y no me oculto de
nada ni de nadie; pues, mi forma de ser así lo exige.  Por este motivo, voy
a referirme al único tema que existe, que es una demanda civil, en la que he
planteado una reconvención por el doble de la cuantía demandada; lo que
significa que soy y seré respetuoso del pronunciamiento de las autoridades
judiciales, pero firme e inclaudicable en la defensa de la justicia y la
equidad que son mis únicos intereses.

Soy un hombre que camina libre, un empresario honesto, un dirigente exitoso
del Fútbol Ecuatoriano, una figura pública que no necesita buscar el
respeto de la sociedad pública y privada del país, llevando una guardia
pretoriana que sirva de amedrentamiento; soy un hombre que declara y paga sus
impuestos sin evasión tributaria, a diferencia del infame cobarde, desleal y
sin principios  que compra medios electrónicos para desprestigiar a otros,
porque no posee la condición de varón para hacerlo a luz pública, como el
delincuente que evade impuestos y no puede justificar sus bienes.

Soy hombre y varón. Por esta simple condición jamás hablo a las espaldas
de nadie ni contrato mercenarios; no chantajeo ni extorsiono a funcionario
público alguno; soy respetuoso de la ley, no es mi costumbre enlodar la
honra y el buen nombre de nadie, pero mi conducta es firme y decidida cuando
se pretende levantarme un falso testimonio, y es ahí que juzgo al cobarde,
desordenado mental que se esconde en la clandestinidad para mentir y
chantejear a funcionarios públicos y a personas, de lo que hoy conozco, son
serias, honestas y honradas.

Señores de la Página o Dirección Electrónica INFUDIU.COM.ES, rechazo
enérgicamente las publicaciones que en mi contra se han permitido hacer el 9
y 13 de agosto de 2013, por ser falsas y por contener  documentos forjados,
historias irreales, constituyéndose en  temerarias calumnias, atentatorias a
mi buen nombre, causándome un irreparable daño moral, por lo que, exijo de
ustedes una aclaración inmediata que contenga  el nombre e información
general del cobarde que los engañó y al pobre inocente periodista que
público la nota. Conminándolos a una respuesta inmediata, y de no ser así,
iniciaré las acciones de orden penal que correspondan.

Mi actuación es libre, transparente y pública, totalmente  diferente a la
de su informante de actividades clandestinas, y a la vuestra propia,  ya que
no existe dato alguno que permita su identificación. A continuación
consigno a ustedes mis datos de información personal.

Econ. Fernando Mantilla Correa
Quito – Ecuador