Menos mal que el futuro de Venezuela depende de Cuba

    Spanish

    Londres 25.03.2012 | Menos mal que el caudillo tiene esa fascinación por Cuba, y por el dictador Fidel Castro. Menos mal. Gracias a la providencia, no joda, que el golpista siente esa admiración por el comunismo, y está absolutamente embelesado con la dictadura cubana. Demos gracias. Hemos de darlas, y hemos de aupar al Chavez a que continue tratando su cancer en Cuba. Que a nadie se le ocurra criticarlo, y menos sugerirle que cambie su lugar de sanación predilecto, ni a sus médicos o de centro hospitalario. Ni de vaina. Que siga yendo a Cuba, fiel a sus principios. Que siga en manos de ineptos, administrando tratamientos retrógrados, con equipos y tecnología deficiente. Que siga imponiendo su voluntad sobre la de los que supuestamente saben cómo tratarlo. Esperemos que el culillo a revelarle al mundo la realidad de su enfermedad lo mantenga en vilo, en guardia, y convencido de la supremacía de la medicina cubana, y de su propia infalibilidad. En suma, esperemos que la enfermedad, y el consiguiente acercamiento del momento de la muerte que la acompaña, no vayan a obrar un milagro en el caudillo, y se vaya a dar cuenta que la medicina comunista, y sus métodos, son de lo peor del mundo.

    Imagínense el prospecto, si en lugar de tratarse en lo que es probablemente el peor sistema de medicina y salud del mundo occidental, exceptuando a Haiti, Chavez decide ir a tratarse a los mejores centros oncológicos del imperio, capaz y nos lo tenemos que calar hasta el 2030!

    El futuro de Venezuela, y el retorno de la democracia, dependen más que nunca de Cuba, de sus babalaos, dictadores y consejeros, de su medicina chimba, de sus estadísticas apañadas, de la falacia sobre su sistema de salud. Ojalá continúen así las cosas, y ojalá que la pasión que Chavez siente por todo eso no desvanezca con el efecto debilitante de la radioterapia. Luego sólo hay que esperar que el comunismo obre su magia.

    Slider Image: