Ecuador: golpe a los operadores políticos