Entorno mediatico de la mafia Convit-Guruceaga-Lopez es un ejercicio de engaño en Twitter, El Nacional, y hasta en Forbes

    Spanish

    El mundo es un pañuelo, dice el refrán. La web nos permite comunicarnos—y reaccionar—instantáneamente. El pañuelo a veces es un trapo sucio. Ejemplo perfecto es la asonada mediática en contra del editor de INFODIO por parte de los bolichicos de Derwick. En el sitio web chavista, Primicias24, se publicó un artículo sobre el editor de INFODIO (Alek Boyd) donde hasta SIDA le dieron, y a todo aquel que ellos creen vinculado con INFODIO los acusan de asesinos, podridos, y fascistas. Dándonos mas la razón, el palangrista de Derwick en Primicias24 (una joyita que estaba en el Puente Llaguno el 11 de abril) ha salido a defender a Derwick y a su hacker Rafa Nuñez, afirmando:

    Si en algún momento nos tocara trabajar con Rafael Nuñez, y la empresa Derwick, lo haríamos con gratitud porque consideramos que es un hombre honesto, emprendedor e inteligente, quien presta un servicio de imagen corporativa a muchas empresas; y la empresa Derwick ha sido garantía para la electricidad de los caraqueños, por lo cual no hemos tenido ningún tipo de problemas en publicarle sus actividades.​

    Pero al mismo tiempo que los bolichicos buscan abatir y vilipendiar a periodistas y a todos aquellos que ellos perciben como contrincantes, igualmente les fascina la prensa favorable. Están exasperados por rescatar el "honor de sus familias" —una reputación equívoca que tanto se han propuesto a vejar con su comportamiento. Los bolichicos, usando sus agentes de relaciones públicas, lograron meter tremendo artículo en la revista financiera mas acaudalada del imperio: Forbes.  La misma de las listas de millonarios, billonarios, y trillonarios. 

    Resulta que Hilary Kramer, famosa como experta en la bolsa de valores, escribe un artículo hablando de las perlas venezolanas Alejandro Betancourt Lopez y Pedro Trebbau Lopez, chicos de “one of Caracas' oldest families”. Como que la Kramer no sabe que los Lopez no son de Caracas sino de Valencia. Pero ella sigue:  “and educated in U.S. business schools,” otro pelón. Ninguno de los dos estudió en un “business school.” Solo tienen pregrado. La Kramer pasa a escribir un artículo tan extraordinario que parece una hazaña meter tantas mentiras en tan solo 19 párrafos. Lo que poca gente sabe es que la Kramer escribió otro artículo en 2010, escribiendo maravillas de nada menos que Ricardo Fernandez Barrueco, otro boligarca hampón de la generación previa a los bolichicos.

    La reacción empezó en Twitter con un particular que de una vez la llamo sinvergüenza y la acuso de haber recibido un móvil financiero.

    De repente y para ilustrar la reacción universal que causan los bolichicos de Derwick en la Venezuela de hoy, fíjense en esta variedad de tweets que siguen. Las dos personas que mas duro le dieron a Forbes fueron @Guacamayan y @CaracasChron con artículos fortísimos desmontando el asunto:

    Sres., esto es solo unos cuantos ejemplos de la frustración de los internautas venezolanos. La reacción que sufrió la Kramer fue tal que inmediatamente, y según ella, mando a quitar el articulo porque no quería “ofender” a nadie. Lo que logro la Kramer fue alborotar un avispero y empeorar las cosas.  Lo único que causo fue más revuelo, más preguntas, más indignación. Los lectores querían saber cómo es que escribe ella algo así, por qué lo hizo, qué sabia ella de la compañía, por qué no hablo de la corrupción de los bolichicos, y cuánto le pagaron:

    La Kramer se excusó diciendo que a ella sólo le interesa Derwick porque es una buena compañía, con buena gente, y con unos números financieros de espectáculo.  Sus lectores preguntan: cómo lo sabes, Kramer? Igualmente, los lectores se percatan que el artículo en sí no tenía la sección de comentarios habilitada. Claro, para que nadie pueda llevarle la contraria.

    Derwick tiene un tremendo problema en las manos (y no es la demanda de Otto Reich en Nueva York que según leo en el TL de Setty las cosas marchan lentamente) y es que la marca que se inventaron, Derwick, está arruinada. Y los bolichicos asociados con ella tendrán su reputación demolida por lo que queda del chavismo y, como afirma Zulmaire Gonzalez en el Universal, los bolichicos (a quienes ella describe con exactitud):

    “tienen pendiente una cita con la justicia cuando se acabe el actual régimen, se restablezcan las instituciones y puedan ser objeto de investigación imparcial.”  

    Los Sres. D’Agostino, Convit, Betancourt, y Trebbau no podrán salirse con la suya. El caso de ellos ya es el emblema de la corrupción de la Quinta. Sin experiencia, sin conocimiento, en base a sobornos, 12 contratos en 14 meses. Miles de millones de dólares. Por eso están desesperados por que alguien les publique lo que sea, y donde sea, para tirarles un flotador mediático.

    Entra El Nacional. Es de esperarse, Nelson Rivera, el asesor de relaciones públicas de los bolichicos, también (pura casualidad) es miembro del consejo editorial de El Nacional. Rivera fue el que en el 2012 empezó una campaña de correos electrónicos hablando maravillas de estos "jóvenes emprendedores" que mágicamente lograron hacerse billonarios en cuestión de meses. El Nacional es el periódico que publicó como un “artículo” un remitido donde atacan a Alek Boyd, a Ultimas Noticias, a Cesar Batiz, y al antiguo periodista de Bloomberg en Venezuela (que ahora esta en Monocle) Steven Bodzin. Resulta que al mismo tiempo que Kramer publica el artículo de Forbes, El Nacional sale con la rochela de que "Derwick ha edificado 11 plantas termoelectricas que generan 1.386 MW". En primer lugar Derwick no ha "edificado" sino un emporio de corrupción. Las obras que se atribuyen han sido llevadas a cabo por una subcontratista americana, llamada ProEnergy, y las entregas de las que pretenden hacer gala no son sino propaganda

    En cuestión de horas, Twitter, de nuevo:

    En seguida tuiteros empiezan a alborotarse con rabia bien justificada con un periódico supuestamente independiente que se presta a esto.

    Los tuiteros venezolanos hacen papel de defensa civil, en la manera mas efectiva y orgánica—sin necesidad de los medios—ciudadanos comunes defendiendo el tema de la verdad.  El gran titan Forbes y la palangrista de fin de semana, Hilary Kramer, se echaron para atrás. Y los bolichicos, intentando una gracia, les salio una morisqueta.  

    Pero al igual que hay aquellos que sirven de defensa civil, el hacker de Derwick, Rafael Nuñez, que llamo a su compañía Clean Perception (o sea Clean Reality no importa, es solo la percepción lo que importa) debe estar recibiendo algún pago para crear un ejercito de tuiteros que le llevan la contraria a la comunidad orgánica e independiente que se opone a la corrupción.  De repente veo a este usuario con un tuit raro:

    De los 9 tuits que ha enviado Don Juan 6 de ellos son retuiteos… En otras palabras, no ha tenido mucho que decir, veamos los tuits verdaderos de este “Venezolano, Caraqueño, y Bolivariano”:

    Muy sutil, Sr. Nuñez, muy sutil. Un usuario y sus trest tuits son sobre Derwick. Y de repente me encuentro en un mundo donde Juan Salazar es un clon.

    Otro clon Derwick:

    Y otra:

    Pero fíjense como 9 personas retuitearon el artículo de El Nacional con una posición de orgullo. Rarísimo. Hasta que uno empieza a destapar la olla, y dentro de la olla hay otra, y ahí adentro hay otra, y así uno va bajando a un pantano de mentiras. Los 9 usuarios son usuarios de mentira, con muy pocos tuits, pero vemos como tratan de regar la mentira.

    Les juro que cuando leí éste tuit casi que me río creyendo que era sarcasmo. No lo es, es otra identidad falsa creada por el dizque hacker “ético” de Derwick. Otro más:

    Y este fin de semana empiezan con usuarios con muchos seguidores (pero muy pocos tuits, y ningún tuit original):

    Pero lo que debe darles escalofríos Sres. no es el hecho de que estos tontos creen que con unos tuits ellos van a poder tapar la cascada de corrupción que ellos han creado. Lo que llama mucho la atención es que Rafa Nuñez le hace este trabajo al gobierno.  Así es.  Gran parte de la #TROPA en Twitter y una enorme estructura ha sido creada por este hampón (que ya pasó su tiempo en una cárcel en el imperio). Entonces, así como Banesco lo contrata para crearles miles de tuteros hablando bien del banco, y Derwick lo contrata para sacar prensa donde los ponen como grandes empresarios (ja!), el gobierno de Maduro lo tiene trabajando también.

    Es por algo que los usuarios que hablan bien de Derwick son todos rojos rojitos.  

    La ironía es deliciosa.  Mientras Domingo Guzmán de Frutos, padre de los bolichicos, ofrece viajes y pasajes a Alek Boyd para explicar cómo sus hijos no son corruptos, y mientras él se la pasa enviando cientos de tuits a través de los últimos años hablando horrores del chavismo, los hijos crean una farsa mediática en pro del gobierno. Claro, de alguna forma tienen que pagar los cientos de millones de dólares que se robaron gracias al chavismo, no?

    Mientras tanto no pueden tapar la prensa que sale. Desde Zulmaire Gonzalez hasta Carlos Blanco y Trino Marquez, ya la bola se regó. El bolichico de Derwick es parte del vocabulario y sinónimo de la corrupción. Y ahora Derwick es hasta un “household name”, pero uno que no quieres.

    Quizás el articulo mas fuerte de la semana pasada fue el de Luis Chumaceiro escribiendo en El Tiempo:

    “Cuando este régimen caiga, más temprano que tarde, el problema será combatir la negociación para elegir un Fiscal General, un Contralor y unos Magistrados del Tribunal Supremo de Justicia que se presten para la persecución de los chivos expiatorios pero que también legitimen la impudicia, salvando a los que tengan capital suficiente para pagar las sentencias. Desde ya estemos atentos a las jugarretas y pactos de los de siempre. Y reflexionemos sobre el daño que le han causado a esta patria “tan bella y perdida” los que se han aliado a la barbarie para obtener la riqueza fácil. Boliburgueses, Bolichicos, empresarios de maletín y tanta basura acumulada en una sociedad enferma, sacudida por la asqueante ambición de quienes todo lo han tenido pero quieren tener más.

    Ellos son más responsables que los depredadores a los que compran. Corrompen todo lo que tocan, deben ser la vergüenza de sus familias y denunciados con la convicción de que no tendrán escapatoria donde quieran que se escondan con sus tesoros y con sus mascotas. Son la prueba de que el problema no es un gobierno que caerá sino la malformación, ahora congénita, de las estructuras sociales. Ellos no merecen piedad. A ellos les toca un castigo justo….”

    Pasemos la página de los tuits deprimentes de la mentira, y terminemos con algo de humor:

    Slider Image: