Message to INFODIO readers: investigative journalism, which is what this site does, takes lots of time. Time is money. Regular visitors from banks' compliance departments, academia, business intelligence, and law enforcement are encouraged to donate cost of three coffees -if they find useful information here- so we can continue our efforts. Visiting media looking for a quick run down on Venezuela's gargantuan corruption, have the decency to at least cite the source when plagiarising this site's content without attribution (exhibit Reuters here and here, exhibit Bloomberg here, exhibit OCCRP here). To all readers, do the right thing, the honest thing: support independent investigative journalism, help us expose rampant corruption. Note added 28/06/2021: impostors are using this site's editor full name, and fake email addresses (alek.boyd.arregui@gmail.com) to send copyright infringement claims / take down requests to web hosting companies (exhibit Hostgator). The attempt is yet another effort paid by utterly corrupt thugs to erase information about their criminal activities. Infodio.com has no issues with other websites / journalists using / posting information published here, so long as the source is properly cited.

La cola de Alex Saab

El arresto y extradición de Alex Saab tiene a chavismo, oposición, gremio periodístico y sociedad civil en Venezuela fuera de si. El pescueceo es estratosférico, traspasa el nivel desde el que puede apreciarse la curvatura de la tierra. El estruendo del colectivo golpeándose el pecho es ensordecedor. Todos quieren atribuirse la investigación, el arresto, la extradición, los cargos imputados, cuando no acusan a los EEUU de "secuestrar a un diplomático", de torturarlo, de irrespetar derechos humanos y dignidad, de privar a Venezuela de comida, medicamentos, gasolina... Es un show fascinante, cautivante, inédito.

A mediados de 2013, andaba yo investigando el tema del SUCRE. Escribí al respecto. Entonces apareció en el radar el nombre: Alex Saab y su red de empresas denominadas Fondo Global de Construcción, una de las cuales había recibido en Noviembre de 2011 unos $685 millones de dólares en contratos. Pero no fue allí donde comenzó esta historia. Años antes Saab y su hermano Amir habían estado "exportando" textiles desde Colombia, a través de empresas llamadas Safartex y Shatex. Su contraparte en Venezuela les había quedado mal con unos pagos. Fuentes cercanas a Saab comentaban que el "cadiveo" le había costado $40 millones. En 2009, Saab estaba quebrado, literalmente, y desesperado por cobrar.

Entonces conocio a Piedad Córdoba (alias K), quien se comprometió a ayudarle a recuperar lo que el chavismo le adeudaba. Poco después, a través de Juan José y Reinaldo Slebi de la Rosa, Saab conoció a German Rubio Salas, alias Alvaro Pulido Vargas. Los hermanos Slebi de la Rosa eran cercanos a Pulido Vargas -desde sus años al frente del Cartel de Bogotá- y quien ya estaba "establecido" en Venezuela. Alias Pulido Vargas era socio -en todo tipo de ilícitos financieros- de Leopoldo Lares Sultan, Salvador Lairet y German Carreño. El hijo de German Rubio Salas (Emmanuel, alias Ema) fue puesto al frente del negocio de "importaciones" del Fondo Global de Construcción. De hecho, un aspecto que hay que resaltar -cada vez que se habla de Saab- es que toda la estructura de los Fondo Global de Construcción en distintos países estaba controlada por alias Alvaro Pulido Vargas: según información de registro, el propietario de Fondo Global de Construcción Venezuela era FGDC LATAM 2012, SL, registrada a su vez en Valencia, España, y cuyo único propietario era FGDC MALTA HOLDINGS LIMITED, registrada en Malta y cuyo propietario era Pulido Vargas (Pasaporte de Colombia no: PE069914, dirección CL 84 No. 9 - 35, Apto 301, Edificio Torre Palma, Bogota. DC, El Retiro). El Fondo Global de Construcción de Colombia era controlado por Adriana Martínez Rodriguez, querida de Pulido Vargas.

A Saab le comenzó a ir bien en Venezuela desde que se junto con la narcosenadora Córdoba y con el narco Rubio Salas. Un tribunal de Milán habia emitido sentencia firme por narcotráfico contra Rubio Salas, y había solicitado formalmente su extradición desde Colombia en el año 2000. Rubio Salas fue arrestado en Bogotá ese mismo año, pero no fue extraditado. De ese caso salió con una nueva identidad (Pulido Vargas). A pesar de lo público del proceso, Saab no tuvo problema alguno en asociarse con Pulido Vargas, ni en cederle el control de todo el entramado de empresas utilizadas para desfalcar dineros públicos en Venezuela.

Nicolas Maduro tampoco tuvo problema alguno, en depositar toda la confianza en el duo Saab / Pulido Vargas y otorgarles miles de millones de dólares en contrataciones públicas. Dicha confianza se fue labrando gracias a las buenas acciones de la narcosenadora Córdoba, y de William Amaro, uno de los cachifos preferidos del clan Maduro / Flores. Eventualmente, Saab se convertiría en el operador / testaferro favorito de Maduro, pero tambien en el de Córdoba, quien empezó a disfrutar una vida sibarita cuyo costo era cubierto por Saab. Las visitas y encuentros eran frecuentes, así como los viajes en jet privados, las bacanales, los viajes de compras a Paris, es decir, Saab pasó de mendigarle ayuda a Córdoba a convertirse en su mecenas y principal sostén económico. Todo sufragado con dinero de Venezuela y del narcotráfico.

Cuando se destapa el escándalo en Ecuador de las importaciones ficticias y abuso del sistema SUCRE, ya Saab estaba bien plantado. Cilia Flores y Luisa Ortega Diaz en Venezuela, y Galo Chiriboga y Jaime Francisco Sánchez Yánez en Ecuador se encargaron de asegurarse que el caso no prosperase en las respectivas fiscalías. Fuentes cercanas a Saab mencionaron en aquel entonces pagos de $10 millones a Ortega Diaz y $5 millones a Chiriboga. El caso de los $159 millones de dólares pertenecientes al Fondo Global de Construcción en Ecuador que habían sido congelados fue suspendido. Amir Nassar Tayupe, representante legal de Saab en Venezuela, fue uno de los encargados de poner presión en autoridades ecuatorianas. Otro fue William Amaro, quien pidió a Maduro interceder directamente.

Las autoridades colombianas, a pesar de la evidente conexión de Saab, sus empresas, socios y negocios en ese país, no hicieron absolutamente nada al respecto. Tanto Saab, como Pulido Vargas y Córdoba entraban, salían y operaban con total libertad en y desde Colombia. A finales de Octubre de 2013, la revista Semana publicó un artículo que resumía la estelar "carrera empresarial" de Saab. Dicho artículo -colaboración entre Fanny Kertzman (ex directora de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia) y mi persona- duró menos de 24 horas en línea, debido a las amenazas legales de Abelardo de la Espriella, abogado de Saab y de Córdoba. De la Espriella tuvo incluso la temeridad de afirmar, en comunicaciones al editor de Semana, que yo era prófugo de la justicia venezolana.

Por tanto, ya en Octubre / Noviembre de 2013 teníamos una idea clara aquí de quién era realmente Alex Saab. Luego vendrían los guisos con BARIVEN (Ernesto Guevara), con CLAP, con bonos, con petróleo (TRENACO), con oro, con PDVSA (Libre Abordo / Francisco D'Agostino, Axel Capriles y cia), etc. Sin embargo, nuestro esfuerzo por poner a Saab en el mapa de la corrupción chavista comenzó a rendir frutos temprano en esta historia. Las fuentes que compartían información se multiplicaron. Debe ser que no le tienen mucho cariño en Venezuela a los traquetos colombianos devenidos en príncipes del chavismo. Las filtraciones eran espeluznantes, difíciles de creer y acompañadas del riesgo de contrariar al narcotráfico, lo cual conlleva consecuencias letales. Así y todo este portal compartió lo que consideró oportuno compartir con la DEA, la cual ya en 2014 seguía muy de cerca los movimientos de Saab y su entorno.

Pasarían casi ocho años hasta la presentación de Saab ante una corte de justicia americana. Desde antes de su arresto en Cabo Verde, ya el chavismo dio muestra de hasta donde está dispuesto a llegar en la protección a Saab. En el caso de la sanción del Tesoro americano y subsiguiente quiebra de Libre Abordo, empresa de maletín mexicana utilizada por Saab para importaciones y trading de petróleo, el régimen expresó su descontento de forma inusual e irracional: Jorge Arreaza dijo que llevarían el caso (nunca lo hicieron) a la Corte Penal Internacional, que no es una corte donde pueda dirimirse asuntos de esa naturaleza.

Luego vino el arresto, el 12 de junio de 2020, y se inventaron la del "diplomático... enviado especial... comisionado presidencial... venezolano" Alex Saab. Bastante tiempo tuvo Saab, y el régimen chavista, para demostrar que ese era el caso, y lo cierto es que fracasaron de forma estrepitosa e inobjetable. Ni las cortes de Cabo Verde, ni la de la Comunidá Económica d'Estaos del África Occidental (CEDEAO) la cual falló a favor de suspender la extradición de Saab, ni las cortes del Departamento de Justicia de los EEUU, han reconocido el pretendido estatus diplomático del hampón colombiano. Mejor aún, la CEDEAO tampoco reconoció ninguno de sus reclamos en cuanto a tortura, violación al debido proceso, falta de acceso a la defensa, presunción de inocencia, peligro de muerte de ser hallado culpable en caso penal en EEUU... Es decir, no han podido probar nada, en ninguna instancia. Lo único que pudieron probar fue la extemporaneidad de la orden de arresto de INTERPOL, razón única por la cual la CEDEAO falló a favor de Saab.

Luego tenemos los cargos presentados por la justicia americana contra Saab. Corrupción (pago de coimas) y lavado de dinero relacionados con importaciones del Fondo Global de Construcción (SUCRE) y la contratación del mismo para construir viviendas. En cuanto a las importaciones, ya los directivos de Thermo Group C.A. Samuel Chocron, Abraham Chocron, Isaac Gammal y Mehahem Michel Edery tendrán algo que decir. En cuanto a los $685 millones en contratos con el Ministerio de la Vivienda, Ricardo Molina, Ricardo Menendez, William Amaro y la propia narcosenadora Córdoba sabrán cómo se repartieron las comisiones. De hecho, poco tiempo después de recibir esos contratos Saab estuvo personalmente involucrado en compra de un apartamento en Bogotá para Córdoba. Cabe decir, que esos guisos no son, ni de cerca, los únicos en los que Saab está involucrado. Mientras más investiguen las autoridades americanas, más razones tendrán para condenarlo a una larga estadía en prisión. Investigar a Saab, es como investigar a Maduro, cuya afirmación de que el gobierno de EEUU le había prometido a la oposición que no extraditarían a Saab, mientras durase la farsa de diálogo en México, revela nuevamente que no hay nada oculto entre chavismo y oposición en Venezuela.

El caso de Alex Saab va a traer mucha cola, pero será un tema de vergüenza, mas no de acciones penales. Hay mucha gente involucrada, mucha gente dizque poderosa, en muchos países. Considero un error creer que Saab cantará como un tenor, o que su arresto llevará a la recuperación de la "fortuna de Maduro". Bien versado en cómo operar mas allá del alcance del Tesoro y el Dpto. de Justicia americano (recordemos que su socio es narcotraficante y está libre), Saab ha establecido mecanismos financieros en jurisdicciones donde no hay posibilidad alguna de perder lo mal habido. Basta analizar el elemplo del banco ruso EuroFinance Mosnarbank (49% del cual pertenece al FONDEN), donde la sobrina preferida de Cilia Flores recibía comisiones de Saab a través de transferencias internas. En Suiza, donde Saab mantiene cuentas en varios bancos, tampoco hay peligro, ya que Suiza lo último que va a hacer es poner en riesgo su principal fuente de ingresos económicos: léase el lavado de dinero a través de su sistema financiero.

Los mantenidos de Saab en la oposición, Freddy Superlano y demás especímenes, no corren peligro siempre que sigan jugando el chalalá político con Maduro, quien ciertamente no tiene nada que temer. Tener a Camila Fabri (querida de Saab) controlada es un as a su favor, aun cuando Saab no se caracterizado precisamente por tener en cuenta de forma primordial los intereses y bienestar de su familia. Fabri, quien anda tratando de vender lástima, debe mercadear su sufrimiento y lágrimas de cocodrilo desde Caracas, ya que en su país natal, Italia, está solicitada por la justicia por su asociación con Saab. En Cuba donde la narcosenadora y el clan Rubio son siempre huéspedes de honor, la reciben bien. Podrá enconcharse también en Moscú, Turquía, China o el Medio Oriente, pero precisamente en esos lugares nunca será verdaderamente libre.

Tags

Add to Breaking news
Off