Message to INFODIO readers: investigative journalism, which is what this site does, takes lots of time. Visiting media looking for a quick run down on Venezuela's gargantuan corruption, have the decency to at least cite the source when plagiarising this site's content without attribution (exhibit Reuters here and here, exhibit Bloomberg here, exhibit OCCRP here). To all readers, do the right thing, the honest thing: support independent investigative journalism, help us expose rampant corruption. Note added 28/06/2021: impostors are using this site's former editor's full name, and a fake email addresses (alek.boyd.arregui@gmail.com) to send copyright infringement claims / take down requests to web hosting companies (exhibit Hostgator). The attempt is yet another effort paid by corrupt thugs to erase information about their criminal activities. Infodio.com has no issues with other websites / journalists using / posting information published here, so long as the source is properly cited.

alek boyd

Aclaratoria sobre entrevista en Panampost

Sabrina Martin de Panampost tuvo la gentileza de llamarme y hacerme una entrevista para el Panampost. Hablamos del cierre de mi cuenta de Twitter, de la corrupción en Venezuela, y de cuán independiente y objetivos son los periodistas y medios de Venezuela en lo que respecta a la corrupción. Debo agradecer el interés y el permitir expresarme en ese medio, no obstante, debo igualmente aclarar:

Fortuna de Chávez, miseria de Venezuela

Artículo de opinión de Alek Boyd publicado en El País. La gran fortuna de Hugo Chávez fue que le tocó gobernar en una era en la cual el barril de petroleo ha estado rondando -hacia arriba o abajo- los 100 dólares. Su popularidad soportó exitosamente los embates del tiempo no debido a su carisma, o a sus dotes oratorias, sino gracias a que disponía con absoluta discreción de una cantidad ingente de dinero público, que gastaba como, donde y cuando le daba la gana.

El cangrejo electoral en Venezuela

Artículo de opinión de Alek Boyd publicado en El País. Corría el año 2005. La sociedad venezolana estaba aún recuperándose del trauma del paro, luego del golpe, y finalmente el referendo revocatorio del 2004, la jugada maestra de Hugo Chávez. El caudillo, atornillado en la presidencia y con el poder casi absoluto en sus manos, se aprestaba a dar el siguiente asalto electoral: tomar el control de la Asamblea Nacional. Ya Carter y Gaviria se habían marchado. La “mediación” -entre chavismo y oposición- de la OEA y el Centro Carter reducida a un estatus de pasajeros en procesos que demostraron -con meridiana claridad- su incapacidad de hacer entender -sobre todo al régimen- la importancia de respetar las leyes electorales.